Url copiado

Alianza Lima, el club de los resucitados (OPINIÓN)

FOTO 1 de 1
Alianza Lima, el club de los resucitados (OPINIÓN)
Publicado 25 de Septiembre de 2017

Por Maykoll Calderón
Twitter: @SoyAlPacine

Los triunfos y las derrotas cambian todo cuando de un equipo de fútbol se trata. Cambia el ánimo de los hinchas, el análisis de la prensa, pero por sobre todo, la actitud de los jugadores. Como en todos los deportes, más aún en los colectivos, la confianza de sus intérpretes son el punto de partida de rendimientos óptimos o deficientes. El Alianza Lima versión Torneo Clausura no es ajeno a esta tendencia.

El cuadro íntimo ganó el Apertura con un estilo de juego que puede no gustar a muchos, pero que conoció buenos resultados, respaldado por actuaciones sobresalientes de Leao Butrón en el arco y Luis Aguiar como goleador del equipo. Cierto que hubo otros buenos rendimientos (grandes momentos de Gonzalo Godoy, Luis Ramírez y Alejandro Hohberg, por citar ejemplos) pero todos en algún momento fueron discutidos y estaban lejos de ganarse la condición de titulares indiscutibles.

.....

La cosa parece haber cambiado en el Clausura, con la confianza de la final asegurada, Pablo Bengoechea parece por fin haber encontrado un equipo inicial que puede salir de memoria, más allá de la necesidad de rotarlo ante suspensiones, lesiones, o simple deseo de cuidar piernas. Y en el camino para conseguir esto, el ‘Profesor’ ha logrado hacer oídos sordos a lo que la tribuna impaciente suele bramar y sostener en su once a jugadores a quienes muchos hubieran preferido tempranamente dar de baja.

Bengoechea aguantó los cuestionamientos por la baja forma con la que llegó su compatriota Aguiar y su insistencia por dar oportunidades durante el Torneo de Verano a Luis Ramírez y Rinaldo Cruzado, dos jugadores a los que parecía recurrir más por lo que recordaba de ellos durante su pase por la selección que por su presente. Lo mismo ocurría con Lionard Pajoy que, tras su lesión iniciando la temporada, regresó sin ser la opción goleadora que muchos hubieran esperado. A esta lista podríamos agregar a Hohberg, resistido por haber venido del descendido César Vallejo (junto a Cruzado y De la Haza) y que recién en el tramo final del Apertura pareció justificar su llegada.

La situación económica complicada exigía inteligencia para reforzarse en el Clausura y el Profe se inclinó por dos conocidos suyos: Carlos Ascues (jugador que se transforma a su mando) y Germán Leyes (por algo lo trajo, paciencia). Aún con el Apertura en el bolso, no faltaron las críticas. Obvio era para todos que el punto más débil de la defensa grone eran ambos laterales y para esos lugares no llegó nadie. “Nos atacarán por los lados”, dijeron. “Los rivales nos van a superar”, dijeron. La goleada en contra del amistoso contra Delfín de Ecuador reafirmó el temor.

Bengoechea en lo suyo, optó por no escuchar al hincha y menos a la prensa, y reafirmó su confianza por los cuestionados Paolo de la Haza y Francisco Duclós, y si bien es poco lo que se ha jugado del Clausura, el rendimiento de ambos en los tres partidos en casa que se han jugado (Universitario, Melgar y Cristal, nada menos) ha sido bastante alto. De la Haza y Duclós pasaron de la lista de cuestionados a indiscutibles, al igual que Ramírez, Cruzado, Hohber y Pajoy, antes que ellos.

Así nos encontramos con Alianza Lima versión Clausura, el club de los jugadores resistidos que gracias al trabajo es ahora el club de los jugadores resucitados. ¿Alcanzará para el título nacional? Todavía es muy temprano.

Añade tu comentario
Lo último