Análisis: ARK: Survival Evolved (PS4)

07 de July de 2017 16:10
Compartir en :
Análisis: ARK: Survival Evolved (PS4)

ARK: Survival Evolved es un juego de supervivencia de sandbox ambientado en un mundo prehistórico artificial con el mundo habitado por dinosaurios y otros animales gigantes de ese período de tiempo. Todos los dinosaurios clásicos que recuerdas están aquí, así como un montón que probablemente no sabías que existían. Además de luchar y sobrevivir con los dinosaurios, puede hacer una serie de otras cosas como construir estructuras, hacer armas e incluso domar y montar dinosaurios.

Sea cual sea el modo de juego que decidamos jugar, siempre pasamos por un extenso creador de personaje con el cual podremos editar nuestro avatar a placer. Y luego cuando ya tenemos nuestro personaje y aparecemos en el mundo, sin ropas ni objetos y en el medio de la nada, sin un tutorial apropiado con información básica del juego, la falta de esto hace que los jugadores nuevos se desanimen y anden sin rumbo que por ultimo nos llevará a muchas muertes de los tantos peligros en la isla sin aprender nada. El primer instinto que tuve para empezar en este mundo vació fue ir al menu de botones y ver todo lo que podía hacer con mi personaje.

Habiendo estado en Acceso Temprano de Steam por un buen tiempo, la única manera de aprender las cosas que nos harán avanzar en el es usando internet y buscar información para mejorar nuestro modo de jugar y sobrevivir en este mundo prehistórico lleno de peligros.

Como en todos los juegos que siguen la misma premisa, lo principal en este es recolectar y construir. Con eso podremos crear armas, ropa, armadura, alimento y refugio. A medida de que subamos de nivel, ya sea matando dinosaurios herbívoros y carnívoros, estos últimos los mas peligroso o creando items nuevos, podremos desbloquear nuevas opciones a la hora de la construcción de objetos de todo tipo. A medida de que pasen los días en la isla, nuestro personaje tendrá hambre y sed, lo cual debemos cuidar regularmente y evitar que las barras caigan muy rápido ya que esto tendrá efectos negativos. La temperatura también juega un papel importante en el juego, el juego nos avisará cuando nuestro personaje tenga mucho calor o se encuentre en un frió extremo, esto afectara nuestros puntos de vida disminuyendolos a medida de que pasemos tiempo.

Otra mecánica que me gusto del juego fue la capidad de domar e incluso poder montar a las criaturas que habitan la isla, aparte de brindarnos una mejor manera de explorar la isla montados sobre estos, también podremos usarlos para almacenar objetos y para defendernos de otros dinosaurios.

En el modo online de ARK, nuestro único peligro no van a ser los dinosaurios, muchos jugadores buscarán tomar nuestras cabezas por diversión, obligandonos a muchas veces perder nuestros objetos y volver a empezar. La respuesta a esto son las tribus, estas permiten a los jugadores de ARK formar un grupo y trabajar hacia un objetivo común, como derrotar a las tribus rivales o conquistar a los jefes del juego. Las tribus pueden tener múltiples administradores y opciones de organización únicas.

La versión survival también incluye un nuevo mapa en mapa en forma del DLC llamado Scorched Earth añade 11 nuevas criaturas, más de 50 nuevos elementos, un nuevo jefe, y un mapa completamente nuevo. A diferencia del juego original situado en una isla tropical, esta nueva área será basada un desierto y esto implica que algo como la recolección de agua sera algo desafiante.

ARK: Survival Evolved tiene muchas buenas ideas, y ya que el juego todavía anda en una etapa de Beta muchas cosas se pueden implementar y mejorar para hacer una mejor experiencia tanto como a usuarios principiantes como a los avanzados antes de su salida oficial en los próximos meses de este año. Como es de muchos juegos que comparten genero, ARK se disfruta mejor jugándolo en grupo. El juego sufre de bajones en su desempeño y congelamientos de pantallas ocasionales, esperemos que esto se puedan corregir con actualizaciones futuras.

Tags: Gamers

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales