Análisis: Doom (Nintendo Switch)

15 de November de 2017 20:56
Compartir en :

Me considero un fanático de los juegos de acción y especialmente de los shooters. Bethesda es una empresa que me encanta y gracias a que he estado presente en sus 3 conferencias del E3, nunca dejan de sorprenderme con sus lanzamientos. Ya disfruté de Doom en su momento y aunque ahora le toca el turno a la pequeña máquina de Nintendo, la emoción es grande por ver como se comportaría con toda la brutalidad que contiene Doom.

El título en líneas generales es el mismo que vimos en 2016 y a decir verdad, conserva toda la esencia que lo hizo el mejor shooter de ese año. Bethesda anuncio que el juego estaba siendo creado desde 0 y muchos nos quedamos expectantes para ver que rendimiento tendría en la nueva consola hibrida. Las limitaciones técnicas existen y es algo que nadie lo va a negar. Adaptarlo a Nintendo Switch ha sido una gran tarea de Panic Button y voy a defender esta conversión porque me ha sorprendido gratamente.

El juego en esta oportunidad cuenta con una resolución de 720p y 30 fps que se notan bastante respecto a los 60 de tiene la versión en otros sistemas. Esto puede ser bastante notorio y en algunos casos pueden desanimar al jugador a primera vista, pero al acostumbrarse a la calidad visual el resultado es esplendido y se disfruta de buena manera. Claro que tiene unas texturas de menor calidad y unas caídas de framerate bastante importantes, pero creo que al resultado final se le perdona.

El juego cuenta con la campaña ya vista en los sistemas anteriores y jugarlo en switch es una experiencia única. Y hacer énfasis en esto sería volver a mencionar lo que se dijo el año pasado, la campaña tiene una duración de 12 horas aproximadamente (según el ritmo del jugador) y nos llevará por un violento viaje combatiendo literalmente a todo lo que aparezca.

Vuelvo a hacer énfasis en el diseño de nivel que me parece increíble: lineal con algunos secretos y que juega bastante con la posición de los enemigos. Este juego tiene la capacidad presionarte y hacer que estés en constante movimiento, algo que agradezco bastante ya que estamos en una época donde los shooter con coberturas se han hecho muy habituales.

Un añadido muy interesante es el modo arcade, que consiste en rejugar los niveles con algunos desafíos adicionales: cierta puntuación, tiempo, etc, algo que le da más jugabilidad al título. El modo snapmap (que nos permitía crear escenarios con distintos retos o condiciones específicas) no está disponible y recuerdo que ahí es donde pase la mayor cantidad de horas. Es una pena que Nintendo Switch no cuenta con este modo, pero se entiende debido al tamaño del título.

Lo que si cuenta y con una descarga adicional (en caso de ir por la versión física) es el modo multijugador que sigue estando alucinante. Algunos DLC también ha sido agregados para aumentar la variedad y el frenetismo del título. La descripción de este modo es bastante sencilla: primero tendrás que seleccionar la clase de tu personaje (donde cambiaran las armas) y luego escogerás un demonio en el que te convertirás cuando agarres un power up especifico. Hay que decir que desbloquearemos más según progresemos en el modo mutijugador.

Las partidas son bastante rápidas e intensas. El frenetismo se conserva a pesar de los limites técnicos y repito: jugarlo en modo portátil es espectacular. La única queja que podría hacerle a este modo es el bajón de calidad que tienen algunos escenarios, varias texturas o los colores no han sido bien adaptados y dan una sensación bien extraña.

Los controles han sido adaptados a la perfección y el único defecto de jugarlo en la forma portátil es el diminuto tamaño de los Joycons, esto es algo no tiene nada que ver con el grandioso trabajo que Bethesda ha realizado y felizmente se mejora con el pro controller. Hay que decir que muchos pueden tener una opinión distinta en este punto, los joycons sirven de maravilla en algunos juegos de corte más tranquilo, pero al tratar de jugar Doom (debido al frenetismo), puedes sentir que los analógicos pueden dañarse en cualquier momento.

En común hablar doble el espacio necesario al comprar un juego en fisico y con Nintendo Switch pasa algo bastante incómodo. La campaña completa de Doom está en el cartucho fisico y es algo que se agradece, el multiplayer es una descarga adicional que lamentablemente tendremos que realizar. Esta política está apareciendo en la nueva consola de Nintendo y muchos usuarios son los que se están quejando. El modo multijugador de los videojuegos tiene un tiempo de vida y siempre podremos rejugar la campaña para volver a disfrutar de la experiencia. Felizmente Doom puede salvarse de estas quejas, pero esta idea de juegos físico/digital está haciendo que muchos se desanimen por la pequeña Switch.

No hay duda que jugar Doom en Switch es un auténtico lujo y llevar todo el frenetismo de este juego a todos lados es algo que todos deben de sentir. Bethesda ha entrado a apoyar a Nintendo con bastante fuerza, ahora llegó Doom y con la inmediata llegada de Skyrim (próximamente Wolfestein II) solo podemos preguntarnos ¿Qué sigue? Muchas third parties han anunciado su “apoyo” hacia Switch y creo que sin pensarlo Bethesda se ha convertido en el mejor aliado que puede tener Nintendo en este momento.

Tags: Gamers

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales