Rincón blanquiazul: El regreso del ‘Patrón’ (OPINIÓN)

11 de September de 2017 12:40
Compartir en :
Rincón blanquiazul: El regreso del ‘Patrón’ (OPINIÓN)

Por: Maykoll Calderón
@SoyAlPacine

La partida de Hansell Riojas al fútbol argentino y la llegada de Carlos Ascues dio inicio a una discusión entre hinchas los hinchas de Alianza Lima. Riojas no era considerado un baluarte del título del Apertura pero se sabía qué esperarse de su rendimiento, tanto de central como de lateral. Ascues en cambio parecía acompañado de un buen recuerdo que no correspondía con su presente más reciente. Su último paso por Melgar fue tan discreto que su nombre desapareció de los posibles considerados por Ricardo Gareca.

Los más optimistas con su regreso a Matute apelaron a un factor que podría hacer la gran diferencia: en el banco blanquiazul se encuentra Pablo Bengoechea, el hombre su sacó lo mejor de Ascues en el verde. De la mano de Bengoechea en su época como técnico de la selección, el ‘Patrón’ anotó 5 goles en 6 partidos, jugando de volante, con una libertad que ningún otro entrenador le había dado previamente y tampoco posterior a ese breve ciclo.

Esa versión Super Saiyajin de Ascues es la que se vio en el clásico contra Universitario de Deportes. Como si de pronto su paso con Melgar fuera solo una intrascendente pretemporada, Ascues pareció darse cuenta que estaba en el escenario ideal para su regreso: su casa (como llama a Matute), la blanquiazul en el pecho, frente al rival de siempre (al que apenas había enfrentado una vez como ‘grone’), seguramente con la fiel doña Chabela en la tribuna.

.....

Bengoechea le encargó a Ascues aquello que nunca pudo conseguir con Aldair Fuentes. Fuentes ha sido de las sorpresas agradables de la blanquiazul este año, imponiendo su físico, ralentizando los ataques del rival, pero el ‘Profe’ siempre esperó de él algo más que el pase seguro al compañero más cercano. Se le pedía a Fuentes desdoble, pisar el área, ser opción para pase final, tarea que quedó pendiente. Ese encargó le cayó como anillo al dedo a un Ascues que parecía extrañar semejante libertad.

El ‘Patrón’ era el primero en salir a la marca, obstruyendo la salida limpia de la primera línea crema y evitando cualquier posibilidad de disparo de fuera del área de un estático Juan Manuel Vargas, que le hizo el trabajo tan sencillo que no tardó en agarrar confianza para desdoblarse, lo que se acentuó más gracias a la expulsión de Figuera.

Su gol(azo) nivel Bundesliga – aquella en la que apenas pisó césped y mandó tuits en alemán – victimizando a un inofensivo Benincasa, fue el momento climático de la película titulada “El regreso del Patrón”, inicio de lo que debería ser una saga que lo convierta en el jugador que siempre se esperó de él y que aún a los 25 años está a tiempo de ser. Quizá su destino no esté amarrado a aventuras europeas, sino a los dos nombres más importantes de su carrera: Alianza Lima y Pablo Bengoechea.

Síguenos en nuestras redes sociales