El VAR: ¿solución o problema?

19 de June de 2017 10:20
Compartir en :
El VAR: ¿solución o problema?

El VAR empezó a cobrar protagonismo en el fútbol. En la primera jornada de la Copa Confederaciones ya tuvo incidencia en dos partidos: en el Portugal – México, para corroborar que el gol que había anotado Pepe era invalido, y posteriormente, durante el Chile – Camerún, para anular y también convalidar un tanto de Eduardo Vargas.

Si bien su procedimiento le resta minutos al tiempo de juego, su aparición sí es importante para efectos de impartir justicia en las decisiones que, acaso por fracción de segundos o por ubicación, los árbitros obvian y si quererlo terminan favoreciendo a determinado equipo.

El VAR (Video Assistant Referee) permite dilucidar lo siguiente en un partido de fútbol: goles, para ayudar al árbitro a determinar si se ha producido alguna infracción que impida conceder el gol; penales, para garantizar que no se tomen decisiones erróneas relativas a la señalización de una ejecución desde los doce pasos; tarjetas rojas, para evitar que se cometan fallos en relación con infracciones conducentes a la expulsión de un jugador; y confusión de identidad, si un árbitro no amonesta o expulsa al jugador que debe.

Los pasos que sigue el árbitro principal, al usar el VAR, es el siguiente: informa a los asistentes de video, o en su defecto estos recomiendan al árbitro a que revise una acción; se reproducen las imágenes y se hace el informe; el árbitro también puede ver el video en una tableta en la banda; y finalmente se toma una decisión con lo observado.

Es cierto: el VAR le resta polémica al fútbol, acaso un argumento al que siempre se lo ha catalogado como parte de su esencia desde sus orígenes, pero es la mejor herramienta posible para que los partidos, en caso se presente una situación que lo amerite, se resuelva de manera injusta.

Síguenos en nuestras redes sociales