Url copiado

Estamos eliminados, pero esto recién empieza (OPINIÓN)

FOTO 1 de 1
Estamos eliminados, pero esto recién empieza (OPINIÓN)
Publicado 22 de Junio de 2018

Por Nicolás Villafana
Desde Ekaterimburgo, Rusia

Hubo una jugada en el segundo tiempo del partido entre Francia 1-0 Perú que no deja de darme vueltas en las 28 horas de camino en tren a Moscú. La expondré de la siguiente forma:

El equipo de Ricardo Gareca tenía un tiro libre en salida a favor. Faltaban poco menos de 15 minutos para que finalice el encuentro, cuando de pronto, un futbolista desde el banquillo francés se asomó a la línea lateral y lanzó un balón al campo de juego para obstruir el juego. Desde la tribuna norte, cientos de hinchas nos dimos cuenta e increpamos el accionar. El sucio accionar.

Le sumo un par más: el excesivo retroceso de sus líneas en el segundo tiempo y el notable uso del recurso del tiempo (válido) para ir cerrando el partido a una forma lenta y carente de ideas (solo les quedaba el contragolpe que tampoco hizo daño). Si Francia, una selección de primer mundo que supuestamente espera coronarse campeona del Mundo, jugó así ante Perú, un equipo, convengamos, nuevo en el Mundial, ¿cómo será ante rivales de mayor fuste?

Hablemos de Perú

Perú ha sido eliminado por Francia del sueño Rusia 2018. Ayer tocó despertar cuando el reloj marcaba las 9:50 p.m. en Ekaterimburgo (11:50 a.m. en Lima). La lluvia empezó a caer una vez más y la hinchada entró en un trance –natural- de silencio. Fueron segundos de reflexión. Algunos compartieron lágrimas. Otros, absortos mirando a la cancha en donde los futbolistas de la bicolor se echaban al piso sin encontrar respuestas. “Jugamos como siempre y perdimos como nunca”, pensaron algunos.


Y es cierto. Perú alternó el dominio del juego con Francia. El primer tiempo ellos contabilizaron hasta 5 situaciones de gol. Nosotros, en el segundo tiempo, tomamos la posesión y un remate de Pedro Aquino que se estrelló en el palo nos hizo despertar por segundos. En la tribuna, el ya guardado “Sí se puede” volvió a sonar como cántico de sublevación ante la adversidad. En realidad, se podía y estuvimos cerca de lograrlo. Luego, la eliminación, pero con la gente presente.

Aún queda un partido más ante Australia, pese a las no posibilidades de clasificar y miles de hinchas, créanme, otra vez se someterán a un viaje de 60 horas por tren (30 de ida y 30 de vuelta) rumbo a la ciudad de Sochi en la que despediremos a la bicolor del Mundial. El próximo martes será un día significativo, porque, entre otras cosas, no sabremos hasta cuándo más veremos a la Selección en un Mundial. Será un camino duro para ingresar a las próximas citas internacionales y seguramente habrá tiempo para detenerse en pensar qué mejorar y/o cómo hacer para extender ese hambre de lograr más y mejores cosas.

Pero ahora estamos en otras circunstancias. Más de agradecimiento, desde el punto de vista del seguidor de a pie. Gracias a la Selección Peruana, miles de hinchas volvieron a creer en que no existen los imposibles y podrán ejecutarlo en el día a día. Gareca y los jugadores permitieron hacer un sueño hecho realidad (para ellos y la gente). Tomar la maleta, viajar por 2 o 3 escalas, sumarle 30 horas de trenes, caminar grandes distancias para ir al estadio son algunos ejemplos del cariño que se ha impuesto. ¿Cómo puede haber gente que en Lima piensa que esta hinchada no quiere o no alienta a su selección? Como es de costumbre, estos hinchas, los mismos de siempre estarán poniendo el pecho en la derrota y alentando al equipo que más quieren porque…esto recién empieza.

Añade tu comentario
Lo último