Url copiado

Los secretos de Henry para convertir a Lukaku en el delantero más completo de Rusia 2018

FOTO 1 de 1
Los secretos de Henry para convertir a Lukaku en el delantero más completo de Rusia 2018
Publicado 09 de Julio de 2018

Romelu Lukaku es, en muchos sentidos, el proyecto favorito de Thierry Henry. Los dos han sido casi inseparables en la concentración belga en Dedovsk, Rusia, durante y antes del Mundial, y las horas de asesoramiento han dado sus frutos de tal manera que el martes Lukaku podría poner a su país en la final de la Copa del Mundo a expensas de Francia, quien ganó este trofeo con Henry en sus filas hace 20 años.

“Me ayuda mucho con todo sobre el juego”, le dijo recientemente Lukaku a The Players Tribune, haciendo una excelente evaluación de su mentor. “Mi conciencia, mis habilidades, mis disparos, mi control frente a la portería, mis acciones, el lugar donde tengo que estar en el campo, anotar goles de la nada, eso es lo que hacen los grandes jugadores, no esperar a que la pelota venga frente a ti, si no que tienes que crear el gol tú mismo”, relató Romelu acerca de las enseñanzas de Henry y destacó: “Desde que trabajamos juntos creo que he aumentado mi juego el doble de lo que pensaba que podía hacer, y le debo mucho, mucho en los últimos dos años. Le debo mucho”.

Los dos se han acercado tanto desde que Henry se unió al cuerpo técnico de Roberto Martínez en 2016 que, a menudo, se reúnen después de los partidos de la Premier League de Lukaku para hablar sobre sus actuaciones. Henry incluso tiene videos con los que le muestra al futbolista de 25 años cómo hacer mejores carreras y mejorar su movimiento.

El propio Martínez le ha dado algunos consejos al líder del Manchester United: le ha dado un video de Youtube sobre los 38 goles de Huge Sánchez en una sola temporada, todos anotados con un solo toque. El objetivo era afinar no sólo la definición de Lukaku, sino también su movimiento, el arrastrar de una manera a los defensores para luego desaparecer por el lado ciego. Lukaku ha estado viendo el video en las últimas semanas y sus efectos fueron evidentes cuando, por ejemplo, ayudó a crear el tercer gol de Bélgica en su espectacular remontada contra Japón en octavos de final, atrayendo a dos centrales hacia él para crear espacio para que Thomas Meunier cruzara y, luego, dando el pase para que Nacer Chadli la empuje y convierta.

Lukaku, que solo tiene 25 años, está aprendiendo y está creciendo en este torneo, que aún puede ganar. Justamente en la Copa del Mundo convirtió cuatro goles en dos partidos de la fase de grupos jugando como un número nueve tradicional, uno de los más tradicionales, de hecho. Ha sido el punto de los ataques, ya sea de espaldas al arco recibiendo la pelota en los pies o en la cabeza, o corriendo desde atrás.

Sin embargo ante Brasil fue ubicado en el lado derecho, cargando con la creación, parecido a lo que hizo con Everton ante el Arsenal cuatro años atrás, cuando Martínez era entrenador en Goodison Park.

Así como Lukaku, Kevin Mirallas y Steven Naismith se combinaron para provocar un efecto devastador ese día, Lukaku, Eden Hazard y Kevin De Bruyne arrasaron con Brasil. En un equipo ofensivo, y con mucho apoyo, él está floreciendo. Él, más que muchos jugadores, da la impresión de que está en constante crecimiento, mejorando constantemente, y hoy despliega el mejor fútbol de su carrera. Sólo con la camiseta de Bélgica ha participado directamente en 20 goles en sus últimos 13 partidos.

El papel que Henry ha jugado no es exagerado: Lukaku admiraba a la leyenda del Arsenal cuando era un niño en Amberes y se deleitó cuando Martínez se hizo cargo de la Selección belga y anunció a a Henry como uno de sus asistentes. El francés no es un entrenador de delanteros, pero ha trabajado extensamente con los atacantes belgas en su definición y acercamiento al arco, con Lukaku particularmente. Los dos han entablado una relación extremadamente estrecha en los últimos dos años y esto rindió sus frutos en el terreno de juego.

Aquellos que conviven en el día a día cuenta que Henry desafía regularmente a su protegido. Lukaku es muy decidido e insistente, pero su entrenador lo critica y siempre le pide más, incluso exigiendo que Lukaku lo impresione específicamente.

“Fue un proceso difícil trabajar con él porque obviamente ganó todo”, dice Lukaku sobre su mentor y amigo y explica: “Cuando estaba trabajando con Drogba (en Chelsea) solía competir con él. Didier era mi ídolo, me enseñó mucho, pero en mi mente competía porque quería jugar”. En cambio, cuenta, con Henry no es lo mismo: “Con Thierry es diferente porque él es mi entrenador, tenemos debates sobre fútbol, hablamos de fútbol. Cuando éramos niños ni siquiera podíamos permitirnos ver a Thierry Henry en el Partido del Día ¡y ahora estoy aprendiendo de él todos los días con la Selección! Estoy ante la leyenda y él me está diciendo todo sobre cómo correr al espacio, así como él solía hacerlo. Thierry podría ser el único hombre en el mundo que mira más fútbol que yo. Discutimos todo. Estamos sentados y teniendo debates sobre el fútbol de la segunda división alemana”.

La relación entre Romelu y Thierry es tan buena que hasta algunos de sus compañeros de equipo bromean al respecto. De ahí proviene la idea de que Lukaku es el proyecto favorito de Henry, aunque ninguno en el plantel piensa que es algo malo y, si Lukaku lleva a su país a la final, dejando en el camino al de Henry el martes en San Petersburgo, ciertamente no se quejarán.

FUENTE: GOAL

Añade tu comentario
Lo último