Rincón Blanquiazul: "La gloria está de vuelta en Alianza Lima" (OPINIÓN)

04 de December de 2017 12:48
Compartir en :
Rincón Blanquiazul:
Alianza Lima salió campeón luego de 11 años (Fotos: César Aquije/Movistar Deportes)

Por Maykoll Calderón
Twitter: @SoyAlPacine

Diez años sin títulos son un montón, claro. El mundo efectivamente ha cambiado, las redes sociales no existían en aquel lejano 2006, mucho menos Netflix, y desde entonces ya se despidieron dos presidentes. Pero si algo no ha cambiado esta década es que, a pesar de los golpes y la espera, Alianza Lima sigue siendo el equipo más popular del país, dato no menor si se quiere entender la algarabía de este título 2017.

Estos diez años también han sabido de cambios para nuestro querido club, que puso fin a una época en la que era asaltada por quienes se suponía velaban por sus intereses, estando ahora en manos de aquellos cuya primera obligación es pagar una millonaria deuda. Años de golpes, años de retraso, años de informalidad, años al borde del precipicio, de quedar a punto de desaparecer.

Se podrá cuestionar el modelo y a sus responsables, pero gracias a una gestión correcta, Alianza Lima siguió vivo, con oportunidad de reinventarse, de seguir peleando. Este 2017 no había suficiente dinero para romper el mercado, pagar capricho a seleccionados internacionales, traer a los jugadores A1 que siempre el hincha resultadista e impaciente pide. Sin embargo, tras un 2016 desastroso a nivel futbolístico, el gerente deportivo Gustavo Zevallos tuvo la chance – la última – de redimirse y, con billetera corta, hacer la mejor contratación del año: el técnico Pablo Bengoechea.

Alianza Lima

Pues a falta de recursos para contratar jugadores desequilibrantes o el 9 que las meta toda, se decidió por el hombre que sería capaz de convertir a jugadores discutidos, sin ritmo, acabados o subestimados en pilares de una escuadra a la que se hizo muy complicado de superar y que se acostumbró a ganar cada vez que se ponía arriba en el marcador, y que nunca dejó de ser peligroso aun cuando era superado en el juego y con el marcador en contra.

Cierto es que en este camino de consolidación de la idea del ‘profe’ Bengoechea jugó un papel fundamental el capitán no oficial Leao Butrón y su vigencia a los 40, dejando siempre a los blanquiazules con opciones, estando en sus manos gran parte del título del Apertura, dando tiempo y aire para la recuperación de los hoy baluartes Rinaldo Cruzado y Luis Ramírez, quienes junto a Luis Aguiar – goleador íntimo del año- y el llegado para la segunda mitad del año Carlos Ascues hicieron de la volante grone la zona más confiable del también ganador del Clausura.

Alianza Lima

Que los goles del título llegaran a cuenta del resistidísimo Gabriel Leyes no parece extraño al ser consecuente con todo lo que ha profesado Bengoechea este año: paciencia, calma, confianza en el jugador y siempre estar abierto a que estos utilicen su propio rendimiento futbolístico para callar a sus detractores. La película merecía un final así, con un protagonista inédito y no con el héroe que todos anticipaban, reflejo de lo que ha sido este Alianza versión 2017.

Campeones del Apertura y Clausura, líderes del acumulado, líderes de la bolsa de minutos, la mejor diferencia de goles, invictos de local en todo el año, ganando los últimos 12 puntos cuando el momento pedía ganar todo… los números de Alianza Lima no dejan dudas en cuanto a méritos, y deja como tema secundario la discusión si su estilo gusta más o menos a sus detractores.

Siempre es mejor buscar una mejoría cuando se tiene un título bajo el brazo y ese es el reto de Alianza Lima en 2018, con la tarea de seguir siendo responsables con los gastos – el próximo año los pagos de las cuotas de la deuda son más altos – de cara a una mejor Copa Libertadores, pero por ahora toca celebrar, disfrutar, abrazarse con los aliancistas queridos, dedicárselo a quienes lo vieron de lejos y a los que ya partieron de este mundo, porque Alianza Lima siempre ha sido y es más que un club de fútbol, es su gente.

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales