Url copiado

Rincón Blanquiazul: los que se quedan, los refuerzos… y el yerno de Bengoechea (OPINIÓN)

FOTO 1 de 1
Rincón Blanquiazul: los que se quedan, los refuerzos… y el yerno de Bengoechea (OPINIÓN)
Publicado 08 de Enero de 2018

Escribe Maykoll Calderón
Twitter: @SoyAlPacine

Mérito de Alianza Lima que el campeonato acabara más pronto de lo que sus rivales deseaban. Ganar el Apertura y Clausura, con números que no dejaban espacio a la discusión, y en el camino cortar una racha de una década sin títulos, daba para celebrar y mucho. El ‘problema’ es que, sabiendo que apenas empezado diciembre todo había llegado a su fin, pronto también comenzó la ansiedad por los cambios que sufriría el equipo, quiénes se quedaban, quiénes se iban, quiénes llegarían.

Que llegara fin de año, sabiendo que en el grupo de Copa Libertadores tocaban Boca Juniors y Palmeiras, y que las únicas renovaciones anunciadas sean las del técnico Pablo Bengoechea y el arquero Leao Butrón llenó de ansiedad a los hinchas blanquiazules, sobre todo a aquellos que se olvidan de la crisis económica del club y alucinan que por haber levantado el trofeo de campeón se podía romper el mercado y pagado capricho.

La anunciada partida de Luis Aguiar, goleador del equipo en el año, el mejor extranjero del campeonato, pero jugador difícil de retener -llegó por menos dinero del que suele ganar, en busca de revalorizarse, algo que claramente consiguió – tampoco ayudó a la tranquilidad de los aficionados, que lo único que conseguían era lo que algunos medios podían especular a partir de sus redes sociales, jungla ideal para tildar de ‘incapaces’ y ‘vagos’ a los dirigentes íntimos por la demora.

Sin embargo, el inicio del año puso las cosas en su lugar, se concretaron todas las renovaciones esperadas – y que seguramente ya estaban acordadas con semanas de anticipación, pero estaban a espera de firma para el anuncio- y empezaron a llegar los refuerzos, con la expectativa del comando técnico de contar con al menos con dos jugadores competitivos por línea.

Vamos jugador por jugador

Desde ese punto de vista, probablemente el sector que haya quedado más lastimado es el lateral derecho. En 2017 a Bengoechea le costó sacar buenos rendimientos de Luis Garro y Paolo de la Haza, pero le alcanzó para lograr el objetivo. Con la partida del segundo, y la imposibilidad de concretar un refuerzo hasta ahora -Rodrigo Cuba y Aldair Salazar no fueron liberados por Municipal, y Roberto Villamarín superó la prueba en Atlas de México – al ‘Profe’ solo le queda confiar como opciones con el juvenil Fabio Rojas y la experimento que se intentará con el volante José Cotrina, esto si no se concreta un par de opciones nacionales aún en carpeta. En el sector izquierdo llegó el jovenº José Guidino, de un par de buenos años en Municipal, para hacer pelea a Francisco Duclós, de excelente tramo final.

La volante sigue siendo el sector más sólido a priori. Con la continuidad asegurada de la columna vertebral, léase Rinaldo Cruzado, Luis Ramírez, Carlos Ascues, e incluso Aldair Fuentes, así como la esperada recuperación de Óscar Vílchez, llegaron para reforzar la zona el argentino Tomás Costa, el obvio reemplazo de Luis Aguiar, a pesar de algunas diferencias en sus características – Costa tiene mayor despliegue y un pase largo más arriesgado, pero se pierde el gol que tenía Aguiar-, el zurdo Mario Velarde, a quien Bengoechea conoce desde su paso por la selección, y el volante central uruguayo Maximiliano Lemos, el yerno.

Maxi Lemos: un tema aparte en Alianza Lima

Y sí, todo refuerzo merece el beneficio de la duda hasta verlo en la cancha, pero con 5 espacios para extranjeros en el año, de los cuales en la Copa Movistar solo podrán alinear 3 de arranque – 4 durante la época mundialista-, no quedaba la sensación de traer de afuera un refuerzo para una zona bastante poblada. El hecho que el jale elegido sea yerno del técnico podría ser anecdótico, pero supone una polémica innecesaria teniendo en cuenta la bien ganada reputación el entrenador. Exponer al equipo a un “juega porque es el yerno” o “si no va a jugar, ¿para qué lo trajeron?” podría debilitar la interna fortalecida por las decisiones de Bengoechea, sobre todo sabiendo que la Libertadores será dura y las derrotas forman parte de un escenario posible en un grupo tan duro.

Fuera de ello, el resto del plantel luce bien, a la espera de concretar el arribo de ‘Canchita’ Gonzáles para completar las opciones de volante por fuera, y de un delantero extranjero, si es que antes no renueva Lionard Pajoy o se guarda ese cupo para mitad de año, lo que dejaría la responsabilidad de los goles al uruguayo Gabriel Leyes y el recién llegado Janio Posito, quien parece la opción para los juegos de altura que son el dolor de cabeza del técnico.

Con 12 juveniles promovidos – algunos muy buenos prospectos a la espera de minutos como el delantero central de 17 años Gonzalo Sánchez- se completa el grupo que ya empezó la pretemporada en Chincha, aquel con la responsabilidad buscar el bicampeonato y a la vez aspirar a ser la sorpresa del continente. Tarea dura, pero menos fe había al inicio de 2017 y al final el pueblo aliancista rió al último.

Añade tu comentario
Lo último