La Selección de Gareca dejó de soñar para hacer el Mundial una realidad (OPINIÓN)

06 de September de 2017 12:23
Compartir en :
La Selección de Gareca dejó de soñar para hacer el Mundial una realidad (OPINIÓN)

Por Nicolás Villafana
Twitter: @nico_villafana

El reloj marcaba las 3:45 p.m. y Adrián ya no estaba en la chamba. Se escapó. Le importó un comino que su jefe le diera permiso en su trabajo de oficinista. Tomó un micro que lo llevó a encontrarse con los suyos. Sus amigos millennials que están acostumbrados a escuchar ‘Perú campeón’ cada vez que su selección gana, están hartos de ello. Se sentaron e inyectaron sus ojos frente a la televisión de una pollería. Los siguientes 120 minutos pasarán a ser parte del cassette de sus vidas.

Ninguno tuvo la menor idea del momento que estaban viviendo. Perú superó a Ecuador contra todo pronóstico y los millones de hinchas de la Selección cambiaron el chip. No soñemos más; vivimos por una ilusión de volver al Mundial.

Estamos cerca de Rusia 2018. Es un hecho. Las calculadoras se quedan guardadas a falta de dos fechas de que finalice el proceso eliminatorio. Los mismos millennials que celebraron anoche, nunca antes habían llegado a la última jornada de Clasificatorias con una oportunidad. No conocíamos lo que era una pequeña chance de pelear. Ahora lo saboreamos, pero mirando la tabla desde arriba y con un sello que caracteriza a esta nueva generación: con mesura y tranquilidad.

El reflejo de pelea y no claudicar

La Selección Peruana de Ricardo Gareca es el reflejo de la nueva camada de hinchas. Aquellos que viajaron en bus hasta Quito con tres días de anticipación. Los mismos que vieron el partido a escondidas. Es el compromiso máximo de un futbolista como Wilder Cartagena, quien sin un partido oficial con la blanquirroja, aceptó el desafío para entregarse al máximo. O el ingreso de Anderson Santamaría en el momento más caliente, pero con la cabeza fría. Tranquilidad absoluta.

.....
Foto: Getty Images

Esta Selección tiene méritos propios. Siempre mirar el arco contrario. Nunca claudicar a las posibilidades de pelear en la obtención de un resultado positivo. Gareca sabe, al fin y al cabo, que para ir al Mundial no basta con jugar bien, sino con ejecutar lo ideado. En Santiago nos costó, por citar un ejemplo: aquella vez, un desenfrenado cambio de Beto Da Silva nos dejó con las manos vacías. No obstante, con esa misma idea se obtuvo triunfos en Asunción y Quito.

La clave siempre pasó por ser consecuente. Ricardo Gareca y su comando técnico guarda ese pilar desde el quiebre durante la Copa América Centenario. El hincha aceptó. Trauco retiró a Vargas, Rodríguez no dio chances de que se extrañase a Zambrano y Flores respondió al máximo nivel. La Selección cambió para bien. Se perdió puntos claves en el tramo inicial de las Clasificatorias, pero todo para bien. Quizás y solo quizás, de no haber sucedido este quiebre, estaríamos hablando de otro grupo.

.....
Foto: Getty Images

Para esta Selección no hay imposibles. Se le ganó a Paraguay y Ecuador de visita. Van cuatro partidos consecutivos sin perder. Perú tiene hambre y ganas de pelear por una clasificación. Y lo más importante es que estamos cerca. Ya no es un sueño, sino una realidad combinado de ilusión. Esos sentimientos que llevó a Adrián y compañía a irse a una pollería para ver el partido. Eso mismo que nadie entiende por qué hablamos tanto de fútbol por horas sin encontrarle un sentido lógico.

Perú está a un paso de hacer historia. Lo mejor es que podemos formar parte de ella. ¿Y por qué no?

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales