Ricardo Gareca, el técnico de las convicciones indestructibles (OPINIÓN)

06 de September de 2017 10:30
Compartir en :
Ricardo Gareca, el técnico de las convicciones indestructibles (OPINIÓN)
(Foto: Getty Images)

Ricardo Gareca dio en el clavo, encontró el punto débil de la selección peruana y lo fortaleció ¿Cuál es su fórmula?

Por Josu Gogeascoechea
Twitter: @josugoge

Las respuestas no se encontraban y las preguntas no llevaban a ningún lugar. Los ‘ídolos de barro’ se derretían con el tiempo y generaciones de niños empezaban a madurar. “Lo mismo de siempre” empezaba a ser la frase favorita de los ya estaban hartos de tanta ingenuidad ¿Cómo puede ser posible que sigan creyendo en una selección que no hace más que decepcionar?

El Golf los Inkas, cuentos de hadas impulsados por cuatro fantásticos, repetición tras repetición de “es el final más hermoso que me ha tocado narrar” y hasta una disculpa, con dotes de propaganda, por parte del Cóndor Mendoza tras la ocasión errada, precisamente, ante Ecuador, llenaban la memoria colectiva de una sociedad que buscaba cada brisa de aire para respirar algo que no sea mediocridad.

Era increible cómo ninguna operación daba con la fórmula precisa para superar a los fantasmas. No había razón que valga para decir que una dupla conformada por dos delanteros del Bayern Munich no iba a poder, ni siquiera, competir palmo a palmo por una clasificación al Mundial. El destino, seguro, que apuntaba a otro lugar ¿A Huamachuco, quizás?

Durante ese tiempo, en Argentina, un nombre propio recordado en el Perú dejaba las canchas para sentarse en el banquillo. Empezaba a moldear sus ideas en clubes de su país para consagrarse, luego de un fugaz paso por Universitario de Deportes, en Vélez Sarsfield. Había seriedad y sangre en los ojos de Ricardo Gareca.

Su regreso a nuestro país llegó de sorpresa, nada más y nada menos que para tomar, y mejorar, el puesto dejado por Sergio Markarián ¿Quién no pidió su figura impresa en los billetes de 100 soles? La tarea no era fácil con un universo de jugadores tan reducido; sin embargo, había algo en él que hizo creer a más de uno: su sinceridad.

Desde su primera comparecencia, Gareca tuvo las intenciones claras. “Confiamos en el jugador peruano” y en sus cualidades técnicas ¿Cómo no? Si somos del país que vio crecer a Cueto, Cubillas y Sotil. El trabajo pasaba por reunir a un colectivo que pueda potenciar tales individuales; en otras palabras, armar un grupo donde las individualidades encuentren su lugar en el mundo.

.....
Foto: Getty Images

Luego de muchas pruebas, y dos Copas América – que le vinieron de maravilla- el argentino ya lo sabía. El mensaje estaba en demostrar. Los nombres, por sí solos, no consiguen nada si no hay sacrificio de por medio y el verdadero talento del equipo no estaba en una definición ni en una aceleración, sino en lo más importante para un entrenador: “saber lo que queremos dentro del campo”.

Tras dos años y medio al mando, el ‘Tigre’, como le llaman, tiene al país entero soñando con Rusia. Se la jugó en cada decisión, defendió sus convicciones y ha logrado que una plantilla de 23 jugadores, con una que otra variante, sea vea como una familia. Y es que cuanta razón tenía Aníbal Ruíz cuando decía “no hay jugador tan bueno como todos juntos”.

Contenido relacionado:

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales