Url copiado

Brasil derrotó 1-0 a Uruguay por partido amistoso internacional FIFA en el Emirates Stadium de Londres

FOTO 1 de 1
Brasil derrotó 1-0 a Uruguay por partido amistoso internacional FIFA en el Emirates Stadium de Londres
Publicado 16 de Noviembre de 2018

Ante las constantes alabanzas, aplausos y vítores recibidos por parte de la grada, Neymar, con un discutido penalti, dio la estocada a Uruguay (0-1) en el duelo amistoso que los ‘Charrúas’ y la ‘Canarinha’ disputaron este sábado en el Emirates Stadium de Londres.

Las bajas importantes bajas en defensa de hombres como Diego Godín, José María Giménez y Sebastián Coates, entre otros, no se notaron sobre el césped hasta el minuto 75, cuando Diego Laxalt derribó de manera inocente a Danilo dentro del área.

Neymar, constantemente aplaudido y requerido por la grada, remató desde el punto de penalti y Brasil, en un duelo entre enemigos, con careta de amistoso, decantó la victoria para la ‘Verdeamarela’.

No había hielo que romper, son dos selecciones que se conocen, se respetan y se temen y tienen ganas a partes iguales, por eso, aunque Suárez y Neymar se fundan en un abrazo en el saludo entre capitanes, la primera falta, de no poca intención, llega con menos de veinte segundos en el minutero.

Brasil era la que llevaba la iniciativa, en las gradas y en el césped. No eran escasas las banderas de la ‘Canarinha’ ni las pancartas pidiendo la camiseta sus ídolos.

A Uruguay, pese a jugar en terreno neutral, le tocaba pelear también con el público. Los ‘Charrúas’ pusieron el oficio y se oxigenaron sin la pelota, mientras Brasil acercaba sus piezas a la frontal del área.

Según Laxalt exhalaba vaho del frío criminal en Londres, el único arropado, de una manera u otra, llevaba cosido el ‘10’ en la espalda. No importaba lo ínfima que fuera su intervención, cualquier atisbo de magia en Neymar era correspondido por los vítores de los aficionados.

Con cinco ‘olas’ seguidas en las tribunas, el ambiente en los asientos superaba, y por mucho, a la calidad de los que poblaron el césped.

La poca profundidad de los de Tité, consumidos por una posesión superflua, dejó viva a Uruguay, que se asentó a medida que el descanso asomaba al Emirates.

Neymar probó a Martín Campana de falta, bien sacada la base del poste, y vio como, antes, un gol suyo fue invalidado por fuera de juego.

La mayor plasticidad en el juego amarillo no se tradujo en frutos y Uruguay salió del barro dispuesta a vengarse.

Suárez, aislado arriba y curtido en mil batallas, metió el primer susto. Recogió un error de la defensa brasileña y su golpeo lo desvió Alisson, el mismo que minutos después evitó el primero, al filo del descanso, en una extrañamente centrada volea de Cavani.

La primera parte finalizó con las mismas tarjetas amarillas, cinco, que tiros a puerta y el término amistoso ya brillaba por su ausencia.

Era el primer encuentro entre ambos fuera de América y la tensión se incrementó a medida que el mercurio caía grados en el termómetro. La fina llovizna que cubrió Londres añadía tintes de épica y las defensas afiladas, casi tanto como la serigrafía de las camisetas ‘Verdeamarelas’, sostenían el 0-0.

Hasta que los de Óscar Tabárez fueron un paso más allá. Sin la experiencia de hombres como Godín o Giménez, Laxalt soltó una patada a Danilo y el colegiado, Craig Pawson, señaló la pena máxima.

Neymar, con ínfulas de protagonismo, asumió la responsabilidad, hizo una paradinha y engañó a Campana para alojar, plácidamente, el balón en la meta uruguaya

La noche no cesó ahí para el del Paris Saint Germain, que siguió recibiendo faltas hasta el último instante en el que el colegiado tomó el silbato y finalizó un encuentro con más emoción que juego.

Brasil, dentro de su gira europea, jugará contra Camerún el próximo día 20 en Milton Keynes, una localidad cercana a Londres, mientras que Uruguay se medirá a la campeona del mundo, Francia, también el día 20.

EFE

A cada lado quedarán dos selecciones que fueron eliminadas en el pasado Mundial de Rusia en la misma fase, cuartos de final, y que tratan de dejar atrás la Copa del Mundo para centrarse en el próximo compromiso de envergadura, la Copa América de 2019. Como banco de pruebas, el seleccionador uruguayo Óscar Washington Tabárez podrá testar a varios jugadores jóvenes debido a la plaga de lesiones que ha asolado a su equipo.

Desde que diese a conocer la convocatoria el pasado 8 de noviembre, cinco jugadores se han tenido que dar de baja, con especial hincapié en la zona defensiva. A la lesión sufrida por el eje de la zaga, el futbolista del Atlético de Madrid, Diego Godín, se han sumado Sebastián Coates y Marcelo Saracchi, el portero Fernando Muslera y el delantero Christian Stuani.

La epidemia, calificada como inédita por Tabárez, le da oportunidades a jóvenes como Emiliano Velázquez, uno de los últimos en incorporarse a la convocatoria y que está contando con pocas oportunidades en el Rayo Vallecano esta temporada. Pese a todo, la tarea de marcar goles seguirá recayendo en los hombros de Luis Suárez y Edinson Cavani y la de controlar el centro del campo en la de Lucas Torreira, que además jugará en su nueva casa.

El centrocampista, flamante fichaje del Arsenal para esta temporada, no ha tardado en destaparse como una de las grandes revelaciones de la Premier League, siendo clave en los ‘Gunners’. Su figura no ha pasado desapercibida en el complejo juvenil del Arsenal, donde los más jóvenes le han requerido como una de las figuras preferidas para fotografiarse con él.

Los hombres de Tabárez tendrán a la Brasil de Adenor Leonardo Bacchi, alias Tité, con uno de los centros del campo más potentes y creativos de los últimos tiempo, pese a la ausencia por lesión en los últimos instantes del medio del Barcelona Philippe Coutinho.

Son la selección más popular del mundo, creo que tienen aficionados en todo el mundo y creo que es algo merecido”, no dudó en señalar Tabárez cuando fue preguntado en rueda de prensa por la importancia del partido. “Quizás no llegamos al máximo de ilusión, pero *sabemos lo que somos como país y lo que es Brasil. Esto es un privilegio, espero que sea un fiesta para todos*”, agregó.

Pese a que Brasil contará con figuras de la talla de Neymar, Gabriel Jesús, quien marcó recientemente un ‘hat trick’ con el Manchester City en Liga de Campeones, y Arthur, poseedor de la batuta creativa en el Camp Nou, Tabárez se decantó por otro astro para ensalzar a su rival. “Hay un antes y un después de la llegada de Tité a Brasil”, sentenció.

En un equipo con solo un jugador del campeonato brasileño, Dedé, del Cruzeiro, Tité ha tenido que reconducir las bajas de Coutinho, Casemiro y de Marcelo, por lesión, con la entrada de Alex Sandro, Rafinha y Renato Augusto.

La ‘Canarinha’ buscará en Londres seguir con su racha de resultado tras el Mundial de Rusia y es que desde que cayera con Bélgica, ha saldado con cuatro victorias los cuatro amistosos que ha enfrentado.

FUENTE: EFE

Añade tu comentario
Lo último